Diosa y escultural

Dice que aprendió a combinar el trabajo con la familia y que piensa seguir creciendo como modelo y mamá.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota

Super mamita

Modelo, esposa de Sebastián Estevanez y mamá de Francesca, todo lo puede. Ivana fue una de las modelos más ovacionadas del FTV Beach Playa del Carmen, y sus curvas no dejaron de llamar la atención: nadie podía creer que fue madre hace tanolo ocho meses.

“Desde que soy madre tengo otras prioridades. Me encanta mi trabajo. Pero la familia es la familia...”
Notas Relacionadas
Separador
Ivana Saccani
La diosa de los labios sensuales en un back albiceleste para el infarto. Una diosa bien argentina. De lo nuestro, lo mejor.
Separador
"Trabajar en Europa me completa como modelo"
A los 20 años es una de las modelos top de Argentina que triunfa en Europa.
Ivana Saccani

“No pienso dejar el modelaje: tengo un marido que se encarga de las mamaderas”

Hace nueve años que dejó su Junín natal para brillas en las pasarelas. Hace seis que está en pareja con Sebastián Estevanez, y desde octubre es mamá de Francesca. A los 25 años e invitada especial del Fashion TV Beach azteca, la modelo confiesa que ya planea tener dos hijos más.
 

Yo tenía los ojos cerrados. Estaba pujando, y entonces escuché que ya había salido la cabeza. Ahí la vi, y en ese momento me emocioné mucho, muchísimo, y empecé a llorar. Seba estaba a mi lado y me agarró fuerte. Fue lo máximo, increíble… Lo más hermoso que viví en mi vida”, cuenta Ivana (25) mientras mira a Francesca, que juega en la pileta con su padre, Sebastián Estevanez (37). Francesca tiene apenas ocho meses y medio, sonrisa perpetua, piernas largas (¿a quién habrá salido?).

–Viéndote, toda pregunta resulta obvia…
–Sí, se me parece. Pero también tiene mucho del papá. Ya sé que todas las madres primerizas dicen lo mismo… ¡Pero verla crecer es increíble! Te juro que me siento una leona, una guerrera…

–Arrrf… ¿Y cómo hay que hacer para domarte?
–Sebastián, mi marido, y mi hija lo saben. Pero también aprendieron a guardar el secreto. ¿Otra cosa que quieras saber...?

–¿La esperabas, o llegó así como así?
–Pensamos en un hijo desde que nos casamos. Y este embarazo lo programamos paso a paso. Primero, la familia. ¿Me creés si te digo que desde chica me veía madre?

–¿Por qué no voy a creerte?
–Y no vamos a parar… ¡¡¡hasta tener tres!!!

–Guauuu. Eso es una familia numerosa. ¿Vas a poder seguir en esto con toda la prole a cuestas?
–Claro que sí. No pienso dejar el modelaje: tengo un cuerpo privilegiado y un marido que se encarga de las mamaderas. Además, las ganas de ser madre son más fuertes. Y mi experiencia con Francesca es genial, resultó una santa...

–Raro: no suelen ser tan santos.
–Francesca sí, te juro. Duerme toda la noche. Casi no llora. Al principio, yo me despertaba más seguido: miedo de primeriza. Pero no me importaba. En los primeros meses, cuando se dormía, yo me quedaba despierta, mirándola…

–¿Ya no?
–Hace cuatro meses y medio empezó a tomar mamadera, y se la da Seba. Eso los hizo más compinches, y yo pude armar mejor mi vida. Llegamos al equilibrio.

–Vuelta al trabajo. ¿Te costó mucho?
–Sí, porque desde que soy madre tengo otras prioridades. Me encanta mi trabajo. Gracias a esta profesión viajé, conocí mucha gente, gané plata, tengo mi auto y mi independencia, y mucho más rápido que cualquier chica de mi edad. Pero la familia es la familia.

–¿Desde cuándo desfilás?
–A los siete años empecé a jugar a la modelo, en Junín. A los doce, como era alta, ya usaba ropa de mujer grande. A los catorce años me presenté en el concurso de Pancho Dotto, pero no entré porque no cumplía el reglamento: ¡me faltaba un año para los quince! Pero Pancho…

–… hizo una excepción.
–Nos puso un departamento para que mi madre y yo viviéramos en Buenos Aires. Sólo los fines de semana los pasábamos en Junín.

–¿La patria chica se achicó demasiado?
–No: cada cosa tuvo su lugar y su tiempo. Mi madre me acompañó hasta los dieciocho, y cuando terminé el secundario se volvió a Junín.

–Sola, libre como un pájaro, y en Baires… ¿El mundo de las modelos te volvió loca o te decepcionó?
–No: superó todo lo imaginado.

–¿Why, my darling?
–Porque es un maravilloso juego. Tanto, que a veces me preguntaba: ¿por qué estoy aquí, por qué soy una de esas mujeres que aparecen en las revistas?

–¿Algún récord?
–Hice… hice… hice, agarráte…

–Me agarro.
–¡¡¡Veintidós tapas de Para Ti!!! Y tantas notas que perdí la cuenta.

–¿Qué consejos les darías a las novatas?
–No les daría: les doy. Palabras textuales: “Esto es un trabajo, no un juego. Sean puntuales y estén siempre impecables. Yo me depilo dos veces por mes, me hago masajes para eliminar la retención de líquido, me atiendo con una nutricionista y voy al gimnasio”. Tu cuerpo es tu herramienta de trabajo, y no puede fallar.

–¿El embarazo te puso hecha un globo?
–Sí. Y la que dice que en el embarazo no tiene miedo de quedar hecha un globo, miente. Yo aumenté catorce kilos y tenía el fantasma de no poder recuperarme. Pero al mes empecé a ir al gimnasio, y recobré mis curvas. Soy re profesional. Combinar trabajo con maternidad no es imposible. Además, se puede ser mamá sin dejar de ser sexy…

–A la vista está.
–Gracias.

–Por nada. Es justicia.
–Bueno, te dejo.

–Sí, ya sé. Francesca es más importante.
–Lo más importante del mundo.

producción: Wendy Aquilante
peinó y maquilló: Juan Manuel Cativa
agradecemos a: Aqua Hotel de Cancún, Leonisa, zapatos Carmen Steffens, Mai Cassal, Mariano Castellano y Fashion TV.

por Pablo Procopio.
Fotos: Fabián Mattiazzi
 
Comentarios
 
De: Yoha
Publicación: 12/06/08
El mio es igual, lero lero :)
Afortunada, divino esposo te toco!
 
Chapita
Enviar Comentarios
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita
Chapita