Con estilo francés

 
Ricardo posa –con Lola, su Schnauzer– en el set armado en la playa junto a sus modelos: Magalí Montoro, Paula Peralta, Inés Pujol, Cecilia Bonelli, Priscila Prette y Andrea Bolati.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota
 

Mundo top

 
Hace quince años que Piñeiro viene al Este con su agencia. En la fiesta (Volvo es su main sponsor) que hizo en su casa de Punta Piedras estuvieron Ingrid Grudke, una de sus top y Priscila Crivocapich, su última gran incorporación. Rossella Della Giovampaola también fue parte de la gran noche de Ricardo.
 

 
¿Si dejé cosas de lado por mi trabajo? No lo creo. No fui padre, sí, pero por el hecho de trabajar con modelos jóvenes, no significa que me considere su papá
 
Ricardo Piñeiro

“No cualquier modelo con curvas puede ser una top”

A los 52 años, el manager asegura que no se considera un dandy del fashion, sino que le gusta vivir bien, sin excesos ni excentricidades. Y dice que a sus modelos les pide que hagan una vida sana: “Mucho deporte, comida saludable y que no se clonen: cuando todas las chicas tienen la misma nariz, pierden su personalidad”.
 

Como seis claras de huevos en el desayuno, seis a la merienda, nada de grasas ni frituras, muchas proteínas, mucha agua, un poco de vino tinto y rezo todas las noches. Ese es un ritual que repito todos los días. ¿Te parezco aburrido?”, dice este acuariano obsesivo y apasionado por el glamour y estilo francés, y que hace veintisiete años representa a sus cotizadas modelos –mucha de ellas, con gran proyección internacional–, mientras fuma un habano cubano y toma clérico.

–¿Cuál es el secreto para seguir manteniendo su vigencia, pese a la enorme competencia?
–Mi sello es elegir modelos que tienen estilo, glamour y personalidad. Muchas agencias se creen que cualquier chica que tiene curvas, puede ser una top. En cambio mis modelos son flacas, con piernas altas, y están preparadas para hacer campañas, desfiles, publicidades y producciones de moda.

–A lo largo de estos veintisiete años pasaron muchas modelos por tus manos, ¿Quiénes fueron tus grandes descubrimientos?
–Muchas, y si nombro algunas, otras se van a poner celosas… Pero estoy feliz de haber descubierto a Mariana Arias, Florencia Raggi, Karina Rabolini, Andrea Frigerio, Dolores Trull, Ingrid Grudke y…, pone puntos suspensivos, porque hay muchas modelos, por las que estoy orgulloso.

–¿Cuándo y por qué decidiste abrir una agencia?
–Yo era modelo en Europa, y al regresar decidí que nos teníamos que agrupar para trabajar mejor, negociar mejores contratos con los clientes, y poco a poco comencé a manejar a chicas que antes se los hacían solas, como Virginia Elizalde, Teté Coustarot y Mora Furtado.

–Mirando hacia atrás en tu vida, ¿qué cosas tuviste que dejar por vivir en este mundo glamoroso?
–No creo haber dejado nada de lado por mi trabajo. Estoy feliz porque siempre fui fiel a mi esencia, y todo mi mundo tiene que ver con el trabajo, la responsabilidad y seriedad con que encaro mi vida. No fui padre, sí, pero por el hecho de trabajar con modelos jóvenes, no significa que me considere su papá.

–¿Estás en pareja?
–No.

–¿Y no haber formado una familia no es ítem en el debe?
–Lo que sucede es que, simplemente, en la vida no me tocó enamorarme. Ya tengo 52 años y canalicé mi parte afectiva por otro lado. Soy un hombre solitario, y vuelco todo el amor que tengo en mis amigos, mis hermanos, y en el zoológico que tengo en mi chacra que queda a ochenta kilómetros de la Capital, en Capilla del Señor, donde tengo veinticuatro perros y crío aves exóticas. Pero aunque no me tocó tener una pareja, estoy muy agradecido por la vida que tengo.

– Se te conoce por ser obsesivo y meticuloso. ¿Te relajás en algún momento?
–Sí, yo tengo mucha exposición, por eso los jueves a la noche me desconecto, apago el celular, y me voy al campo donde me olvido del mundo, y lo único que me importa es la naturaleza. Todas las noches agradezco a Dios y a San Francisco, que es el patrono de las aves, porque puedo colaborar y ayudar a los bichos, y eso me conecta con lo mejor de mí. Me siento pleno cuando colaboró con FABA (Fundación Argentina para Bienestar Animal), donde hago muchas cosas por ellos.

–A tus modelos, ¿qué consejos les das?
–Les explico que esto es un negocio, y les transmito mi experiencia, por eso las cuarenta chicas y veinte chicos que trabajan en mi agencia se destacan por ser distinguidos y elegantes. Les pido que sean responsables, buenos compañeros, profesionales y que no se la crean, que solo arriba de la pasarela o ante una foto se la tienen que creer. Además, les transmito que lleven una vida saludable, que hagan mucho deporte, coman sano y no se clonen. Porque cuando todas tienen la misma nariz, indefectiblemente pierden su personalidad y su esencia.

–¿Y tu esencia de dónde viene?
–Yo tuve una muy buena educación, y mis viejos me enseñaron a tener códigos en la vida. Crecí en Lanús, mi viejo era gerente de una empresa, y yo trabajaba en un local vendiendo ropa. Empecé a desfilar a los dieciocho por diversión, porque unas chicas del colegio Jesús María me insistieron para que me subiera a una pasarela. Pero sólo cuando quedé en mi primer trabajo –una campaña de Lee–, me di cuenta de que podía ganar plata como modelo. Enseguida empecé a desfilar con la gente de Héctor Vidal Rivas por todo el país y el mundo; conocí Rusia, India, Senegal y me fue muy bien. Pero después vino la etapa europea, donde no me fue tan bien; entonces volví y a los veinticinco años abrí mi agencia.

–Ahora las modelos son cada vez más jóvenes...
–Es un tema complicado, porque son chicas que se están formando física y psicológicamente, y a veces es traumático que no las acepten en algún trabajo. Hay que llevarlas y meterlas en este mundo de la moda de a poco.

–Parece que sos un hombre realizado. ¿Qué te falta conquistar?
–Después de veintisiete años de carrera, y quince trabajando todos los veranos en Punta del Este, estoy en un proceso de búsqueda personal que me haga sentir mejor como persona.

–¿Te crees un dandy dentro del mundo de la moda?
–No, no me considero un dandy; solo me gusta vivir bien. Sin nada de excesos, ni excentricidades.

Producción general: Ricardo Piñeiro Modelos
Agradecimientos: Maison de famille: muebles y objetos (Manantiales, Punta del Este); trajes de baño Analía Maiorana; zapatos Magma; Inshallah Arte Etnico
(La Barra). Estructuras y montaje: Alejandro Fernández.

 
   
Comentario
De: LUCIA
Publicación: 11/10/12
CUMPLIR MIS SUEÑOS.
SR. RICARDO ME FACINA EL MODELAJE TENGO 17 AÑOS ,YA ESTUVE EN UNA ESCUELA DE CORRIENTES, NO TENGO SALIDA ME GUSTARIA FORMARME CON USTED, ADMIRO SUS DEFILE SON DIVINO DERRAMA BELLEZAS ES DE LO MAS. ESPERO RESPUESTA LO AMO TODO LO QUE HACE ES MUY LINDO. DIGAME QUE LE PASO FOTOS Y QUE MAS SUEÑO SER PARTE DE SU MODELAJE BESOS ., LUCIA 3794353510 CORRIENTES CAPITAL ARGENTINA
Chapita
 Chapita
Enviar Comentario
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita