Explosiva

Luisana es una bomba que no para de estallar: para este 2007 hará Arlequino en el San Martín, El capo junto a Miguel Angel Rodríguez en Telefe y muchas gráficas junto a Pancho Dotto, su nuevo manager.
Recomendá Ésta Nota
Dejá un Comentario
Enviá un Mensaje al Editor
Imprimí Ésta Nota

Sé que los hombres de todas las edades se ratonean conmigo, pero yo soy una chica de 19 años que sueña con enamorarse y se resiste a quemar etapas

¿Si yo juego tenis? Para nada... Ni siquiera sé agarrar una raqueta... Es más, cuando conocí a Juan ni sabía que era tenista
Notas Relacionadas
Separador
“Para combinar trabajo y familia, la clave es compartir todo en la pareja”
Son actrices exitosas, tienen matrimonios con hombres públicos (Luisana con Michael Bublé y Carla con Martín Lousteau) y fueron madres hace poco.
Separador
Mini Bublé, punk y de alto vuelo
Tras veinte días en su casa de Nordelta, la actriz voló de regreso a Vancouver, Canadá, junto a Noah, su bebé de ocho meses.
Separador
“Noah ya conoció a su primo... ¡y se rieron juntos!”
Junto a su hijo –de dos meses y medio– compartieron el nacimiento de Benicio, el segundo de Daniela, la mayor de los Lopilato.
Separador
“Tengan piedad: ¡fui mamá hace dos meses!”
La actriz aprovechó la gira mundial de su marido, Michael Bublé, y vino al país a pasar unos días con Noah.
Separador
“Decidiremos el nombre del bebé sacando un papelito el día del nacimiento”
Embarazada de 37 semanas, dejó el piyama de su dulce espera muy casera, para recibir a su marido en Canadá.
Luisana Lopilato

“Tengo ganas de volver a creer en el amor”

La tentaron para hacer teatro en el San Martín, tiene nuevo programa en televisión y sigue siendo una de las actrices más requeridas a la hora de posar para las publicidades gráficas. Con 19 años y una carrera en permanente ascenso, habla de todo: de su, ex Mariano Martínez, de su actual relación con el tenista Juan Mónaco y de su nueva vida, porque ya no se siente una adolescente y sus metas han cambiado.
 
Hace tiempo que dejó de ser una nena. Y ahora, en este mismísimo instante, se está despidiendo de la adolescente rebelde para asumirse como MUJER (sí, con mayúsculas en todas las letras). Porque Luisana Lopilato, además de tener 19 años, ya sabe lo que quiere. Muy atrás quedó el tiempo en que llegaba a los castings de la mano de papá Eduardo. Ahora actúa porque ésa es su vocación y está segura de que morirá con ella. Nació para formar una linda familia, dice, pero nada ni nadie precipitará ese momento. Está más madura, más crecida: ya tiene su auto, su departamento y anda por la vida disfrutando el hoy, sin mucha vuelta.

Ahora se pasea en una bikini a lunares por las arenas de La Boyita, ahí, sobre las playas de La Fontana, la chacra marítima que alquila todos los veranos Pancho Dotto, su nuevo manager. Y el haber firmado contrato con él es parte del cambio. También cuenta, claro, que se subirá a las tablas del teatro San Martín con Arlequín, una obra de Alicia Zanca donde tocará el saxo y hará acrobacias junto a su hermano Darío. Volverá a la tele, desde ya, con nuevo programa: hará El capo junto a Miguel Angel Rodríguez por la pantalla de Telefe. ¿Qué más…? Ah, claro: entre las tantas mutaciones, también figura la del amor. Porque ya no planea casarse, pero nada la divierte más por estos días que compartir el presente con Juan Mónaco, 22 años, el tenista que acaba de ganar su primer título profesional de la ATP, nada menos que el Abierto de Buenos Aires.

En fin, acá está la nueva Luisana…

–¿Lista para subirte a la pasarela?
–¡Ni loca! No voy a desfilar onda modelo. Sólo voy a hacer algunas campañas muy puntuales, como la de 47 Street. Ya tengo mi book armado y me divierte la idea, pero ante todo soy una actriz. El modelaje y las poses son parte del juego.

–¿Qué te hizo buscar los cambios que hiciste últimamente?
–La vida… El año pasado tuve mis momentos feos. Inventaron que estaba embarazada, anoréxica y un montón de barbaridades más. La gente me paraba por la calle para pedirme que coma. ¡Hasta me llegaron bombones de mi club de fans de Perú! Había bajado de peso, sí, debido al estrés, pero sólo un par de kilos. No estaba enferma. El tema fue que terminé en el psicólogo para ver por qué me pasaba todo eso; esa consulta me hizo mucho bien.

–¿Fue durante el proceso post separación de Mariano Martínez?
–Sí, fue en esa época. Pero yo no estuve tan mal como la gente pensaba o decía. Ese tiempo lo aproveché para hacer las cosas que una mujer no hace cuando está de novia. Entonces, esos cinco meses que no salí con nadie, disfruté a full con mis amigas el tiempo libre que tenía, y la pasé muy bien.

–Pero no eras la Luisana divertida que todo el mundo conoce…
–Cualquier persona está triste después de terminar una relación. Con Mariano salimos dos años, pero cuando terminamos en agosto no tuve tiempo para ponerme mal: seguí trabajando en Alma pirata y en Casados con hijos. Pero lo único que te puedo decir es que nuestra historia fue muy importante: yo crecí, maduré y aprendí mucho. Podría decirte que con él tuve mi primera relación adulta. Pero ahora estoy muy bien…

–¿Juan Mónaco te devolvió la alegría?
–No, no quiero hablar de eso. Siempre dije que no podía estar sola. Adoro la vida en pareja. Hoy puedo contarte que me siento bien, que estoy entera y que tengo ganas de volver a creer en el amor.

–Imagino que cada vez que anunciás tu soledad deben caerte millones de propuestas…
–Sé que los hombres de todas las edades se ratonean conmigo, pero yo soy una chica de 19 años que sueña con enamorarse y se resiste a quemar etapas. Igual, que quede claro: nunca saldría con un hombre de 40. Los prefiero de mi edad…

–Y que no sean actores, veo.
–(Ríe) No, prefiero conocer gente fuera de la tele. Siempre salí con personas del medio (Felipe Colombo y Mariano Martínez). Y los actores, reconozco, somos difíciles…

–¿Me podés contar algo de la persona que hace latir de nuevo tu corazón?
–¿Sabés que no? Sólo te voy a decir que estoy muy bien…

– ¿Y cómo es Juan Mónaco?
–Una muy buena persona, muy sencilla. Nos estamos conociendo. Empezamos a salir hace muy poco y, te repito, no quiero quemar etapas. Creo que tenemos muchas cosas en común.

–¿Ahora te gusta el tenis?
–¡Noooo! ¡Yo ni sé agarrar una raqueta! Es más, cuando lo conocí ni sabía que era tenista.

–¿Entonces hablás de los días que pasaron en Pinamar?
–Te hablo de que empecé el año rodeada de gente que me quiere, y eso me hizo muy bien. Estoy tranquila y atravesando un buen momento. Pero aprendí que no voy a dejar a mis amigas por nada ni nadie. Ahora hago lo que me gusta y gano mi dinero para darme mis gustos.

–¿Antes no?
–Sí, pero pensaba más en los otros. Ahora me compro la ropa que me gusta, tengo mi auto y hace poco me compré un departamento. Eso no quita que siga colaborando en casa y ayudando a una fundación. Soy generosa, me gusta serlo. Eso no lo cambiaré jamás.

–¿Estás viviendo sola?
–No todavía: es el próximo paso. Por ahora es el lugar que busco cuando quiero estar sola o encontrarme con mis amigas.

–Y preparar alguna que otra cena íntima, supongo…
–Para nada. Hasta hoy no lo usé para eso.

–Por lo que contás te espera otro año movido...
–Sí, pero son dos desafíos diferentes, como es trabajar en el San Martín, un teatro prestigiosísimo, y hacer una comedia junto a Miguel Angel Rodríguez, un capo de verdad.

–El año pasado estabas comprometida, decías que soñabas con casarte y ser madre joven. ¿Ahora pensás igual?
–Ya no soy una nena, tengo claras muchas cosas: ahora sé que nací para formar una linda familia y que moriré siendo actriz. Lo de la boda y los hijos no tengo idea cuándo ocurrirá.

por Pablo Procopio
fotos Alejandro Carra

 
Comentarios
 
Sé el primero en dejar un comentario.
 
Chapita
Enviar Comentarios
Ver Comentarios
Ver Notas Relacionadas
Chapita
Chapita