Auténtica, inquieta y exitosa

Wanda Nara: "Soy la única mujer que le hace ganar dinero a su marido"

Por primera vez abre la intimidad de su piso en Buenos Aires, para contar cómo es su vida. Auténtica, inquieta y exitosa, revela que duerme cuatro horas por día para cumplir con sus deberes de esposa, madre y gerente de la empresa de marketing que creó para representar a su marido, Mauro Icardi, y manejar todos los negocios de la familia.

29/08/2017

Actualidad

Acaba de aterrizar en Buenos Aires con toda la familia, porque Mauro Icardi (24) fue convocado por Jorge Sampaoli para ser parte de la Selección. Mientras tanto, Wanda (30) desarma las valijas, contesta llamados, revisa contratos y se ocupa de todos los detalles para habitar su lujoso piso de Núñez durante los diez días que van a estar en la Argentina.

“Auténtica, inquieta, exitosa y proactiva” son las premisas con las que se autodefine la modelo mientras busca los últimos stilettos de Christian Dior. Y continúa: “No tengo miedo ante ningún desafío de la vida. Siempre estoy buscando un nuevo proyecto para hacer”.

Y segura, en el medio de su habitación en el piso 37 de la torre Chateau Libertador, desde donde se ve el estadio Monumental y la costa uruguaya, asegura: “Evito la histeria. Desde hace un tiempo priorizo en todas mis decisiones el bienestar de mi familia. Con Mauro puedo trabajar full time, disfrutar de mis hijos y ser feliz con él”.

–¿Si tuvieses que filmar un reality de tu vida, cómo sería?
–El despertador en mi casa suena a las seis de la mañana. Durante treinta minutos leo los emails que me llegan desde Argentina. A las siete tengo que estar cambiada y despertar a los nenes (Valentino, Constantino, Benedicto, Francesca e Isabella). Después me espera un chofer para llevar al colegio a los cuatro mayores. Por la mañana voy todos los días al gimnasio, donde dos veces por semana practico box, tres hago aeróbicos y musculación con mi personal trainer y los sábados tomo clases de baile. Almuerzo generalmente fuera de casa, y después me voy a la oficina a trabajar. Me ocupo del marketing y notas que Mauro tiene que hacer. Ya hace tres temporadas que manejo todo lo económico y artístico relacionado con nuestra empresa WMF (World Marketing Football); tiene las mismas iniciales que Wanda, Mauro y Francesca. Después hago las compras, vuelvo a casa, me ocupo de revisar los cuadernos de los chicos, juego con ellos un rato, los baño y me encargo de que la cocinera prepare la cena. La idea es que cenemos los siete juntos. Somos un batallón, pero logramos organizarnos. Después que los duermo, aprovechamos con Mauro para estar un poco solos, y me acuesto generalmente a la 1.30 de la mañana. Durante la semana duermo sólo cuatro horas.

–¿Cómo te eligió Mauro para ser su representante?
–Fue paulatino. Al principio no me quería meter en sus negocios, pero él está feliz de que lleve adelante su carrera, porque sabe que nadie lo quiere y conoce como yo. Como representante, siempre prioricé su carrera... Después me preocupo de mi porcentaje. Sin ser abogada, sé poner cláusulas. Tampoco soy contadora, y le estoy haciendo ganar mucha más plata que antes. Ahora, con el Inter compartimos el 50 por ciento de la imagen de Mauro. El club lo compró en más o menos 14 millones de euros, y ahora, en mi opinión, vale más de 250 millones.

–Además, estás con emprendimientos propios...
–Sí. Yo soy muy inquieta y curiosa, porque en vez de gastar dinero, me gusta generar más. En este último año escribí un libro sobre fútbol para niños, que va a salir el 23 de septiembre en Europa Se llama Campione in campo e nella vita, que habla de los valores, la solidaridad y por sobre todo, de fútbol. También diseñé una colección cápsula muy rockera, que va a salir para el Fashion Week de Milán.

–¿Cuándo descansás?
–Casi nunca. Recién acabamos de volver de unas vacaciones recontra merecidas, porque hacía dos temporadas que no me las tomaba. Cuando todos los jugadores se van de descanso, empiezan a trabajar los representantes. Este verano fuimos a las islas Maldivas (en el Océano Indico) y a Ibiza con la familia.

–¿Sentís que las mujeres te envidian por manejar el dinero de tu marido?
–Puede ser... Lo que más envidian es que tenga acceso a todas sus cuentas y negocios, y que no nos ocultemos nada. Somos transparentes. No aparentamo  y hacemos un negocio con nuestra imagen. Por eso, Mauro confía tanto en mí que me manda a pelear sus contratos, y no me deja en casa haciendo milanesas y cuidando a los chicos.

–¿Te gustaría representar a otros jugadores?
–Muchos le preguntan a Mauro si yo puedo manejarlos, sobre todo en la época de renovación de contratos. Por ahora me dedico exclusivamente a él... No tengo mucho más tiempo libre. El día de mañana quizás lo pueda hacer.

–¿Te considerás una It woman?
–Sé que con Mauro marcamos tendencia. Por eso muchas firmas nos contratan, como Nike y Philipp Plein. Además, con todas las marcas tenemos descuentos, porque quieren que usemos un montón de sus accesorios.

–¿Le hacés algún reproche a tu marido?
–Sí. Desde que estamos juntos, nunca fuimos al cine a ver una película para adultos, ni nos tomamos un solo día sin los chicos. El quiere hacer todos los planes en familia. Había organizado unas vacaciones para irnos a Maldivas solos, pero a último momento me dijo que nos íbamos todos. Aprendo mucho de él. Me enseña a disfrutar de la familia.

–¿Cómo te sentís cuando te tildan como La Reina de las Botineras?
–No me molesta. Pero mis amigas casadas o en pareja con jugadores me cargan, porque soy la primera en levantarme y la última en acostarme. Además, cuando llega un jugador nuevo al club, a sus mujeres les paso los datos de los mejores pediatras y los tips para pedir delivery. Me gusta ponerme como capitana de las esposas de los futbolistas.

–¿Cómo vivió la familia el momento en que a Mauro lo llamaron para la Selección?
–Nos veíamos venir la convocatoria, porque antes hubo llamados y charlas, pero no queríamos decirles nada a los nenes, porque se ponen muy ansiosos. Cuando se lo contamos a Valentino, se puso a llorar de la emoción. Después lloré yo, por el sentimiento que les causa a mis hijos que Mauro sea parte del equipo que representa a la Argentina. Los tres tienen fascinación por él, porque si están enfermos los cuida, si tienen ganas de jugar los entretiene y también les pone límites. Formamos una familia ensamblada que se ama mucho.

–Antes decían que no lo convocaban porque Messi y Mascherano son amigos de Maxi López, tu ex...
–Nunca pensamos eso. Fue más un dicho de los medios... Siento que a veces se dicen cosas que no son reales. Los jugadores que están en la Selección quieren lo mejor para su equipo y su país. Por eso ahora también fue convocado Mauro. Yo creo que antes que de los jugadores, fue una decisión técnica.

–¿Perdonarías una infidelidad?
–Yo creo que ninguna mujer puede hacerlo. Nosotras tenemos diferentes tiempos y etapas en nuestras vidas. Algunas lo pueden dejar pasar, pero yo no lo haría.

–¿Te molestaba cuando hablaban de una “Icardiada”?
–No, si hasta facturamos con eso... Recordá la publicidad de la gaseosa que hicimos. Entiendo más que nadie el negocio, lo que vende y lo que no. Obvio que diciendo eso cerraba la novela perfecta, pero la verdad es un poco diferente.

–¿Y cómo es?
–Que Mauro se enamoró de una mujer separada hasta de papeles, y su ex era un ex colega, y punto.

–¿Tienen juegos íntimos en la pareja?
–Desde que mis hijos aprendieron a leer no respondo más preguntas picantes.

–¿Se puede mantener la pasión con cinco niños dando vueltas por toda la casa?
–No es fácil, pero siempre encontramos la manera de hacer algo especial o diferente. A veces subimos a la piscina de la casa, que está en el último piso, y buscamos la manera de estar solos.

–Después de que ustedes empezaron a salir, ¿te quiso conquistar otro jugador?
–Ninguno. A él lo respetan mucho, porque saben que él me respeta mucho a mí.

–¿Te anda pidiendo buscar el hijo varón?
–No. Tengo cinco, y ya dijimos que cerrábamos la fábrica. Igual, él siempre quiso tener hijas mujeres. Yo creía que era porque yo ya tenía tres hombrecitos, pero cuando quedé embarazada de Isi me decía que prefería otra nena. Dice que al hijo de un jugador lo encasillan a seguir los pasos de su padre.

–¿Por qué creés que Mauro se enamoró de vos?
–Porque sabe que no me interesa el dinero. Cuando nos conocimos, los dos teníamos una economía parecida. No es que me enamoré de un millonario y yo no tenía dónde caerme muerta. El sabe que yo, teniendo todo, volví a dejar mi país, mi familia y mis amigas para acompañarlo. Si yo me quedaba en Argentina, estoy segura de que Mauro dejaba todo por mí... Pero creí en su proyecto de vida conmigo y con mis hijos, y finalmente dejé todo por él y su carrera. No me arrepiento, porque me enseñó a ser feliz.

palabrasclave:

famosos
en esta nota:

famosos en esta nota:

Wanda Nara

notasrelacionadas