América la descubrió

Tigresa del Oriente: “Todavía no sé si volveré... Tengo muchos otros compromisos de trabajo”

Después de renunciar al Bailando en tiempo record, la estrella del Perú se despidió de nuestro país. Antes de partir, contó que tiene trabajo en Miami; que su novio –de 26 años– estuvo pendiente de su baile; que “aprecia mucho a la niña”, por su fan Cande Tinelli; y que siempre le estará agradecida a Marcelo.

10/06/2017

Actualidad

He captado la amistad, la buena onda y el cariño de los hermanos de Buenos Aires. Disfruté mucho de mi estadía acá, ¡incluso del día en que me echaron del programa!”, asegura la Tigresa del Oriente mientras saluda a un puñado de fans que se acercaron a despedirla en la puerta del hotel Cristoforo Colombo, en Palermo. Son las dos de la tarde del sábado 3 de junio y desde Ezeiza tomará el vuelo que la llevará a Perú, su país natal. Poco antes de subir al taxi, el personaje más desopilante de la primera semana de ShowMatch nos confiesa: “Voy con mi alegría a cada país que visito. Argentina está en mi corazón hace muchos años”.

Juana Judith Bustos Ahuit (71) sabe lo que es el éxito. Empezó como maquilladora en Lima y tras años entre bastidores, decidió a pasar al frente de la cámara. Tenía 60 cuando se lanzó a cantar y bailar sus propios temas. En 2009 se convirtió en un suceso viral, con el hit Un nuevo amanecer. Desde entonces, la Tigresa del Oriente encarna el fenómeno kitsch latinoamericano por excelencia. Viaja por el continente regalando su arte y así llegó a debutar la semana pasada en el Bailando. Sin embargo, Angel de Brito y Marcelo Polino la puntuaron con un cero y renunció ofendida, exigiendo una disculpa.

–¿Piensa volver al Bailando, Tigresa?

–Todavía no sé. Tengo otros compromisos de trabajo. Veré... Hoy día llego a Perú, y en una semana viajo a Miami, para llevar mi música. Voy a estar en dos canales de televisión. Me gusta ir por el mundo regalando mi alegría. No paro de trabajar.

–¿Le gustó participar del programa de Marcelo, o se arrepiente?

–¡Me encantó! Marcelo siempre me recibe con mucha amistad. Si estoy ahorita compitiendo en el programa de Telematch... ¡digo ShowMatch!, es porque Tinelli me tiene un aprecio especial. ¿Cómo no agradecerle? Me está dando mucho. Como artista, me alegra integrar el grupo del Bailando.

–¿Sabía que Candelaria, la hija de Marcelo, es su fan?

–Sí. Esa niña me da mucho afecto. La quiero de corazón, como a su padre. Agradezco haber participado en el ciclo. Estoy evaluando si regreso o no... Pero haga lo que haga, voy a retornar a la Argentina. Tengo varios contratos y razones para volver.

–¿La vieron sus hijas (Jackie y Jenny) y sus familiares en Perú?

–¡Claro! Todos los canales de Lima estuvieron pendientes de mi participación en el Bailando. Incluso vinieron del programa más visto de Perú. Me están siguiendo desde el primer día de ensayos y me acompañaron en el debut. Incluso fuimos juntos a cenar a Puerto Madero. Mi gente estuvo muy atenta a mi paso por Buenos Aires. E incluso mi representante no ha dejado de atender llamados de todas partes de Latinoamérica, con nuevas propuestas de trabajo.

–Y su novio (N. de R: El cantante Elmer Morocho, ¡de 26 años!) , ¿qué le dijo?

–No me pudo acompañar porque tuvo que viajar por Perú. Tenía shows y contratos para cumplir. Pero estuvo pendiente de mi presentación, como toda mi familia. Y me dijo que lo había hecho bien. Le gustó cómo bailé.

–Tigresa, ¿qué tenemos que hacer para que vuelva? Si los jurados le piden disculpas, ¿eso puede inclinar la balanza?

–¡Ay, preciosa! No lo sé... Voy a esperar... Si es positivo, en buena hora. Y si no, siempre estaré agradecida de haber participado del programa. Me tengo que ir... Si no, voy a perder el avión. ¡Bendiciones para todos!

Por Ana van Gelderen. Fotos: Fabián Mattiazzi e Ideas del Sur.

notasrelacionadas