"No sirvo para estar tirada en una cama llorando"

Sin golpes bajos pero con honestidad, Yanina Latorre en un cara a cara con Ángel de Brito

"Me decepciona la estupidez y perderle la admiración", fue una de las frases de la rubia en una charla íntima.

14/06/2017

Actualidad

Hoy Yanina Latorre dejó su lugar como penalista de Los ángeles de la mañana y se sentó en un cara a cara junto a Ángel de Brito. Sin golpes bajos pero con honestidad, la rubia relató cómo se enteró de la filtración de los chats de Diego Latorre y Natacha Jaitt. "Ángel (por de Brito) me mandó un link y me dijo que lo leyera y no atendiera el teléfono, yo estaba en nuestra casa en Belgrano y Diego había ido a buscar a los chicos. Llegaron todos, preparé la comida, le mostré el teléfono a Diego, bañé a los chicos y los acosté".

Algunas de sus frases:

"No sirvo para estar tirada en una cama llorando. No nací para eso. Tengo un trabajo, una responsabilidad"

"El lunes fue un programa muy difícil. Me decepciona la estupidez y perderle la admiración"

"Yo no hablé con él porque estoy muy enojada y no tengo ganas de decir cosas fuera de lugar ni de gritar. Me tengo que preservar. Esa noche les di de comer a los chicos. Le di el teléfono con lo que me mostraste vos y él lo negaba. Me fui a tu casa y nos quedamos hablando hasta tarde. Ahora puedo hablar, me puedo reír de mi desgracia, pero el lunes para mí fue un programa muy difícil"

"Lo acompañé toda su vida no por la plata sino por amor. Lo dejé todo por él"

"Mis suegros no me quisieron nunca ni me quieren. Ellos lo abandonaron, nunca más vio a sus padres, solo aparecieron esporádicamente. Fue una guerra que frené yo, la que siempre le saca las papas del fuego soy yo. Nunca respetaron y subestimaron a su hijo. Todo fue un conflicto, yo solo quería tener mi casa con mi marido sin que nadie se metiera".

"Todavía no hablé con mi mamá porque me da vergüenza"

"Nunca viví una crisis profunda. No sé si me voy a separar"

"Es un tipo muy inteligente y muy interesante. Tenemos muchas cosas en común".

"Me costó mucho tener hijos. Una vez yo estaba embarazada de cuatro meses y él estaba concentrado para un Boca-River. Él estaba muy metido en su carrera, sus goles, su prestigio, porque eran nuestro futuro. Yo tenía 26 o 27 años. Una noche perdí mi bebé a las 2 de la mañana, lo parí sola en la cama, lo junté y lo tiré en un tacho de basura y nunca le avisé hasta que terminó el Boca-River. Esa soy yo. Yo parí a mis dos hijos sola, para que él no dejara de concentrar. Me lo reprocho. Tendría que haberlo compartido. Seguramente nada de esto sea casual. No me gusta darle lástima a nadie"

notasrelacionadas