Duelo en el mundo de la aeronáutica

Padre e hijo mueren en menos de un año en accidentes aéreos

César y Antonio Falistocco eran pilotos y amaban volar. Antonio se estrelló hace 8 meses y su padre murió en un accidente en Chile la semana pasada. Las conmovedoras palabras de despedida de viuda y madre.

23/01/2017

Actualidad

 César Emilio Falistocco murió el viernes 20 de enero de 2017 cuando su avión se desplomo en Villarrica, Chile. Ocho meses antes, el jueves 19 de mayo de 2016, su hijo Antonio Falistocco se desplomaba desde el aire y caía en un campo en Córdoba. Murió 4 días después.

Hoy el mundo de los aviadores está de duelo.

La pasión que los unió en vida fue la misma que determinó su partida. Ambos eran pilotos experimentados. César había viajado a Chile para participar en el XI Festival Aéreo de Villarrica, donde se iba a presentar la Escuadrilla Argentina de Acrobacia Aérea. Antonio murió cuando su avión se desplomó en un campo de General Cabrera en Córdoba. En ese momento su papá escribió en Facebook

“Mi Orgullo, Mi Maestro, se fue hoy a volar cielos infinitos, llevate hijo del alma mis alas también para que ayuden a pasar de estrella en estrella hasta Dios.”

Rosana Florit, mamá de Antonio y compañera de César tuvo que despedir a ambos y lo hizo con palabras que conmueven .

“A las 23,20 este ángel que me presto Dios por 27 años voló alto y libre! Gracias por elegirme como mamá y disfruta este vuelo infinito. Nos volveremos a abrazar y volveré a escuchar la palabra mágica: ma o vieja. Te amo más allá de mi vida”.

Ahora, le tocó despedir a su compañero de vida con el que compartía la tarea de mantener vivo el recuerdo de su hijo Antonio. En Tandil, la ciudad de ambos, despidieron los restos de su esposo pero decidieron volver a despedir a Antonio, para aquellos que “los que no lo pudieron acompañar en Río Cuarto”. Una vez más sus palabras llegan al corazón.

“Fue y es un hombre bueno y noble y el más caballero que conocí. Algo de Quijote, algo de caballero medieval, un espíritu rebelde y contestatario propio de los revolucionarios , creativo y muy cabeza dura. Cuánto te quiero y como te extraño. Vamos viajando y te llevo en mi falda. Emi y Anto. Cuídense y cuídennos”

Emilia, hija de César y hermana de Antonio, el año pasado le dio la idea a su mamá para que enviara una carta abierta a los aeroclubes de la Argentina para rendirle un tributo a su hermano en el día de su cumpleaños número 28. El resultado fue más de 100 aeroclubes pusieron sus aviones y pilotos para hacer volar por primera vez a chicos carenciados de todo el país. 

notasrelacionadas