lanzó Love me down easy

Oriana Sabatini: actriz y modelo, a los 21 años se lanza como cantante

Actriz y modelo –su cara es una de las preferidas de las grandes marcas–, a los 21 años se lanza como cantante: acaba de presentar suprimer sencillo, Love me down easy, que a pocas horas alcanzó el puesto número uno en iTunes. “Quiero que la gente baile mis canciones”, dice la hija de Cathy Fulop y Ova Sabatini, de novia hace casi tres años con el actor y youtuber Julián Serrano.

18/04/2017

Actualidad

Cuando se enciende el grabador, deja su celular a un lado. No lo chequeará en toda la entrevista, y tampoco lo hizo durante la sesión de fotos. Aunque pertenece a la generación de nativos digitales y ostenta una infinidad de seguidores en las redes sociales (para ser precisos, 242 mil en Twitter y 1.7 millones en Instagram), no es algo que la obsesione.

“Sería triste que mi vida pasara por las redes. Las uso sólo para trabajar”, asegura Oriana Sabatini, que cumplió 21 años el 19 de abril. Ariana –“aunque no tengo idea de los signos”–, reflexiona sobre su mayoría de edad: “¡Me siento una abuela! En cuatro años voy a tener 25 y hay gente que a esa edad tiene hijos... ¡Yo estoy tan lejos de eso!”, explica la modelo de Lo Management –la agencia de Lorena Ceriscioli–, que debutó como actriz en Aliados en 2013, pero decidió ponerle un parate a su carrera actoral para dedicarse a la música.

“Tuve otras propuestas de tiras, pero quería lanzarme como solista y sentí que debía darle toda mi energía para que funcione”, dice a días de presentar su primer sencillo, Love me down easy –“de un estilo pop tropical”–, que a pocas horas de su lanzamiento alcanzó el puesto número uno en iTunes.

EN LOS GENES. “La primera nota que me hicieron a mí sola fue a los ocho años, pero desde bebé me ponían delante de la cámara. Mamá guarda todas las revistas en casa. Hace poco las volví a ver y pensé: ‘¡Con razón de chica era tan antipática!’. Me pedían sonrisas y a mí no me gustaba para nada, porque me quería ir a jugar”, recuerda la hija de Cathy Fulop y Ova Sabatini. “Crecí viendo a una mamá artista, que me apoyó cuando le pedí de chica comenzar con clases de canto, baile, guitarra, piano y teatro”, cuenta la morocha, que este año debutó como embajadora de Casting Crème Gloss y Elvive, de L´Oréal Paris.

–¿Cómo te llevás con el mote de “hija de”?
–Mamá es una gran actriz, papá es un hombre muy respetado y mi tía Gaby fue una grosa del tenis. Pero nunca me guié por lo que hicieron ellos, o por lo que la gente podía esperar de mí. A veces me molesta que los “hijos de” estemos tan prejuzgados, porque hace años que me formo para estar donde estoy. No es que de un día para el otro se me ocurrió ser cantante. Tampoco por ser “hija de” me han llamado a muchos castings. Fui sólo a dos: el de Chiquititas, cuando era muy chica y mis papás no me dejaron trabajar, y el de Aliados.

–¿Les pedís consejos a tus padres?
–Siempre. Pero nunca me dicen “tenés que hacer esto”, porque quieren que decida por mí misma lo que me hace feliz. Cuando hago fotos le pido consejos a mamá... ¿Quién mejor que ella para asesorarme?

 

–¿Qué características te reconocés de ellos?
–Dicen que soy parecida a Gaby en la voz, los gestos y la personalidad... Tampoco nos vemos tanto, porque vive en Suiza. Creo que soy trabajadora por mamá. Me enseñó a ser puntual y profesional; ella es un ejemplo de mujer fuerte e independiente. De papá heredé la espiritualidad y el mantener los pies sobre la tierra. Cuando tengo dudas existenciales, siempre recurro a él.

–¿Creés en Dios?
–Soy católica. Me bautizaron, tomé la comunión y la confirmación. Pero prefiero no darle un nombre como Dios, Jesús o Buda. Entiendo que hay una energía que va más allá de nosotros. Me gusta creer que existe la magia.

CON BRILLO PROPIO. “Estaba acostumbrada a que me dieran órdenes en el trabajo, pero como cantante todas las decisiones dependen de mí. Me genera miedo, porque quiero que todo salga perfecto. Componer es un proceso difícil, y más en inglés, que no es mi idioma nativo”, afirma Ori, fanática de Britney Spears, Avril Lavigne, Justin Bieber, Zara Larsson y Rihanna e “insegura como cualquier chica”.

–A la hora de posar parecés una mujer muy segura.
–Con el tiempo aprendí a celebrar mi cuerpo. Me gusta publicar fotos en bikini en las redes y pensar que incentivo a otras chicas a que hagan lo mismo y no se dejen guiar por los comentarios de la sociedad.

–¿A qué le debés tu cuerpazo? ¿A la genética o al entrenamiento?
–Ni mamá ni papá son flacos por genética. Si como... ¡engordo!, porque tengo metabolismo lento. Trato de cuidarme con las comidas, pero como me gusta hacer actividad física –te libera endorfinas y te hace feliz–, compenso si me como un pedazo de torta o un cuarto de helado en la semana.

–¿Qué actividades físicas hacés?
–Gimnasia todos los días, mechando entre boxeo, crossfit, baile, pilates y spinning. Como verás, no es genética. Ja, ja, ja.

–¿Te sentís sexy?
–Depende del día. Hay semanas en que a las mujeres las hormonas nos controlan el cuerpo y se hace difícil. Cuando me piden que pose sensual me siento bastante estúpida, aunque al ver el material queda lindo. Cuando más sexy me siento es al bailar.

–¿Qué ves cuando te mirás en el espejo?
–Estoy contenta. Cuando era chica me miraba con odio, siempre persiguiendo algún defecto: o mis piernas, o mi panza... Le buscaba constantemente el pelo al huevo. Pero aprendí a quererme como soy. Sigo teniendo celulitis, estrías, y me salen granos como a todo el mundo. No hay que guiarse por lo que uno ve en las revistas: detrás de cada foto hay como quince personas que intervienen para lograr el resultado. La perfección no existe en la vida real.

AMOR 2.0. El 1º de junio cumplirá tres años de noviazgo junto a Julián Serrano (23), youtuber y actor de Quiero vivir a tu lado (El Trece), a quien conoció en la tira Aliados. “Fue el primer chico que llevé a casa”, confiesa la hija de Ova, y recuerda con gracia que su papá se mostró “indignado” al conocer la noticia. “Ahora ya es un tema re superado. Mamá lo adoptó y como la familia de Julián es de Paraná, está mucho en casa. Si no viene por dos días me preguntan qué pasó”.

–¿Qué te enamoró de él?
–Que seamos tan distintos. Tiene mucho sentido del humor y una picardía única. Es una persona con mucha luz.

–¿Son una pareja celosa?
–Julián es cero celoso. Conoce mis valores y sabe que soy una chica anti-infidelidad: antes de engañarlo prefiero separarme, porque me parece una falta de respeto.

–¿Y vos?
–¡Soy re celosa! Es difícil tener un novio actor. Nos conocimos trabajando, así que no me puede venir con la historieta de que en la ficción no pasa nada. Es imposible acostumbrarte a que se bese con otra en la tele, o que haga shows o presencias en los boliches y las chicas lloren por él. Me molesta, pero lo trabajo con la psicóloga, porque quiero apoyarlo al cien por ciento.

–¿Está en los planes convivir?
–Por ahora no. Cuando comenzamos la relación yo estaba en la sintonía “pedime casamiento que te voy a decir que sí”... hasta que me calmé. Somos chicos y está bueno que cada uno tenga su lugar. Estoy creciendo, conociéndome, y me encanta vivir con mi familia.

–¿Te considerás una Susanita?
–Cero. En algún momento me gustaría casarme, pero ni se me cruza por la cabeza tener hijos por ahora. Julián dice que no le molestaría si quedáramos embarazados... ¡Para mí no hay chance! Me daría impresión que mi vida pasara por la de otro ser: primero está mi carrera. Hay muchas cosas que quiero hacer antes.

–¿Cuáles son tus sueños?
–Triunfar como cantante, que la gente baile mis canciones y hacer una gira recorriendo el mundo con mi música

Por Maru Cociffi. Fotos: Christian Beliera.

famosos
en esta nota:

famosos en esta nota:

Catherine Fulop
Oriana Sabatini

notasrelacionadas