debutó como cantante

Morena Rial: “La música, y tener un objetivo en esta vida, me hacen feliz”

Además de debutar el viernes como cantante de cumbia pop (frente al público del Circo Rodas y con la bendición de su papá desde la primera fila), a los 18 años la hija de Jorge se fue a vivir con Martín César a un departamento de Palermo.

15/07/2017

Actualidad

La primera vez que canté, sentí que eso era lo que quería hacer en adelante. Fue en mi cumpleaños de 15, cuando le interpreté a mi papá Juntos a la par”, contaría Morena (18) luego del show. “Estoy  muy emocionada. No paro de temblar... Subirme a un escenario fue muy conmovedor. La música, y tener un objetivo en esta vida, me hacen feliz”, completó, orgullosa por partida doble, la hija de Jorge Rial (57). Primero, por su performance musical del último viernes en el Circo Rodas (su debut profesional), y segundo, porque en las últimas semanas se fue a vivir con su novio, Martín César (21), a un departamento en Palermo. Pero, ¿cómo fue su tan especial inicio en las grandes ligas?

Después del entreacto, Morena –junto a su novio y su coach personal, Romina Pugliese– se instaló detrás del escenario, donde hizo los ejercicios de respiración y relajación propios de las clases de canto que toma tres veces por semana. Con GENTE como testigo único, comentó: “Elijo mi repertorio con canciones que me conmueven. Busco que mis emociones y mi temperamento se metan en ellas. Necesito que la letra diga algo profundo relacionado a mis sentimientos”, agregó quien ya tiene banda propia y grabó tres temas (entre ellos, la versión en cumbia pop de Aunque ya no estés con ella, de Ricardo Montaner) en el estudio El Dorado, donde lo hace Leo Dan. Acto seguido, cuando la música volvió a sonar, tomó la mano de Martín (“mi novio es un apoyo emocional muy fuerte; siempre me está acompañando”) y ambos regresaron al escenario.

El momento más emotivo fue cuando Morena se acercó al proscenio y le empezó a cantar a su papá el tema Cómo mirarte, de Sebastián Yatra: “No me salen las palabras/ para expresarte que te quiero/ No sé cómo explicarte/ que me haces sentir/ como si fuera el verano/ y el invierno no existiera/ Como se espera todo/ y con esa sonrisa, que cambia la vida...”. Al finalizar el tema, Rial subió al escenario para abrazar a su hija.

“Me sentí orgulloso de ella. Sé lo que le costó y también lo que disfrutó. No sé si éste será su futuro, pero sí que está en la tarea de la búsqueda de su vocación. Y eso me infla el pecho. Estos logros me hacen ver que valió la pena la lucha. Nuestra lucha. Hoy fue uno de los días felices. Con Morena y Rocío me tocaron las mejores hijas del mundo”, expresaría chocho, al final, el conductor de Intrusos.

Por Pablo Procopio. Fotos: Diego Soldini.

palabrasclave:

notasrelacionadas