Las rubias + uno

Marcela Tinayre vuelve a la televisión

Tras quince años alejada de la TV, la hija de Mirtha Legrand vuelve a conducir: debuta con Las rubias + uno, con tres grandes amigas, por el canal de cable KZO. Intima, habla sobre su miedo a la televisión, cuenta por qué emprende este nuevo desafío, cómo reaccionó su familia y confiesa su sueño de actuar.

10/06/2017

Actualidad

Estuvo una década y media alejada de la pantalla, y en un punto se arrepiente. “Ahora me agarra esa sensación de vacio de preguntarme: ‘¿Por qué dejé? ¡Si hacer tele me gusta tanto!’. También me encanta producir, acá la paso tan bien”, asegura Marcela Tinayre (66) desde los estudios de Kuarzo Entertainment, en medio de un ensayo de Las rubias + uno, el magazine que la tendrá como conductora y se emitirá a diario y en vivo, de 14 a 16:30, a partir de esta semana por el canal KZO (en el 30 y 350 de Cablevisión y Cablevisión Digital, respectivamente).

El panel lo completarán tres de sus íntimas amigas –condición de su propuesta–: la modelo Evelyn Scheidl, la diseñadora Adriana Costantini y la médica endocrinóloga y columnista de salud en C5N, Marcela Gotlib. “Nuestras reuniones y charlas son tan divertidas que un día pensamos: ‘Deberíamos tener un programa’. Así que busqué que se hiciera realidad”.

–¿Por qué te tomaste tanto tiempo para volver a la tele?
–Lo último que hice fue Las cortesanas (2002), por Canal 13. Siempre tuve propuestas, pero estaba con pánico escénico. Le escapaba, no sé por qué… Quería y no quería, esas cosas de la cabeza... Le temía un poco a la televisión y a las redes sociales.

–¡¿?!
–Tengo una vida linda y no deseaba exponerme para que me agredan. Pero un día recordé las palabras de mi padre (Daniel), quien repetía: “En esta profesión la mitad te quiere y la otra mitad no”, y me animé a ir por la primera.

–¿Qué hiciste en todo este tiempo lejos de la pantalla?
–Soy súper madraza y privilegié la crianza de mi hijo Rocco (15), porque cada día que pasa no vuelve. Pero no me quedé sentada en mi casa: viajé muchísimo por el mundo, aprendí cosas nuevas, escribí sobre mis viajes. Fui con mis hijos y mis nietos. Estudié la carrera de counseling. Fui muy feliz.

–Entonces, ¿cómo te encuentra este regreso?
–¡Como quería! Martín Kweller (CEO de Kuarzo Entertainment) me había propuesto hacer radio y televisión el año pasado, pero le escapé. Y en un viaje a España vi un programa que me inspiró, mezclado un poco con Sex and the City. Le conté la idea a Martín y le encantó. Eso sí, cuando se lo propuse le dije que era sí o sí con mis amigas. Vamos a tener invitados, mucho humor, actualidad, moda, cocina, medicina y conversaciones de minas sobre nuestras experiencias personales.

–¿Le pediste consejos a Mirtha antes de embarcarte en este nuevo desafío?
–Nunca se lo pido pero ella, como toda madre, me los da. Mamá no sabía ni que yo firmaba el contrato: se enteró cuando estaba todo consumado. No le dije a nadie.

–¿Se genera competencia de conductoras?
–No, para nada. Hace poco estuve en Italia y me llamaron varios periodistas para preguntarme si era cierto que iba a hacer un programa de almuerzos… ¡No voy a ser tan tonta de competir con mi madre!

–¿Tus hijos cómo se lo tomaron?
–Con mucha alegría, salvo Rocco que me dijo: “… Pero ¿qué?: ¡¿vas a vender tu privacidad?!”. Ja, ja… Como yo viajo mucho y pienso seguir haciéndolo, se me ocurrió en dejar a alguna de las chicas para que me reemplace en la conducción, y aparecer por Facetime. A mi hijo le dije en chiste que si quería, podía hacer de camarógrafo, pero se negó rotundamente, porque no quiere que la gente sepa dónde estamos. Todos mis hijos cuidan mucho su privacidad.

–A propósito, no puedo dejar de preguntarlo: a comienzos de año se dijo que te habías separado de Marcos Gastaldi (casados desde 1998). ¿Fue cierto?
–No. Con Marcos seguimos en pareja. Ya me han inventado millones de separaciones, pero estamos juntos.

–¿Cómo te llevás con el hecho de que tu familia siempre es noticia?
–Se me muere el perro y tengo un fotógrafo en la puerta, así que ya estoy habituada. Pero muchas veces es noticia inventada. Y cuando lo hacen con maldad duele, sobre todo si es referido a mis hijos. Soy escorpiana y muy irónica, y si hay algo que me molesta puedo esperar para retrucarlo después. Igual últimamente me siento muy respetada, porque me llaman para chequear la información.

–¿Ahora que ya perdiste el pánico escénico, con qué otros proyectos soñás?
–Me gustaría actuar, no en teatro, por ahora. pero sí en la tele, donde existe el “¡corte!” y se repiten escenas. Me lo han propuesto varias veces, pero recién ahora me siento preparada para ese nuevo desafío. Así que ¡escucho propuestas

Por Maru Cociffi. Fotos Fabián Uset.

palabrasclave:

notasrelacionadas