nuevo desafío

Julieta Prandi debutó como diseñadora

En pareja desde hace más de diez años con el empresario gastronómico Claudio Contardi y madre de dos hijos, combina la pantalla y las pasarelas con un nuevo desafío: “Debuté como diseñadora”. Asegura que continuará en el modelaje “mientras el cuerpo me acompañe” y que este año regresará a la tele.

19/02/2017

Actualidad

Camina las playas pinamarenses con la soltura de quien se siente que juega de local. “Vengo desde que era chiquita. Por eso, al llegar me emociona bajar la ventanilla del auto y sentir ese olor a eucalipto. Acá conozco cada calle, y desde el primero hasta el último almacén. Lo siento mi lugar”, asegura Julieta Prandi (35) desde la ciudad balnearia, a la que viajó por trabajo. “Vine a hacer conducciones, desfiles, producciones y por nuestro restaurante, Tuny y Pepy”, apunta la blonda, que desde hace seis años tiene un emprendimiento gastronómico junto a su marido, Claudio Contardi (48) –con quien son padres de Mateo (6) y Rocco (un año y medio)–.

–¿Cómo se llevan trabajando juntos?
–Muy bien. Nos complementamos y somos compañeros. Nos gusta concebir a la pareja como un equipo. En breve –a principios de marzo–, abrimos la primera sucursal en Nordelta, que –a diferencia del local de Pinamar– va a funcionar todo el año... Estamos muy entusiasmados. Yo aporto mis gustos, desde la decoración y el armado del área de juegos, y Clau es el gastronómico. Además, sigo dedicándome a mi carrera de modelo y conductora, y acabo de debutar como diseñadora.

–¿De qué se trata tu nueva faceta?
–Desde hace dieciséis años soy la cara de Peter Pan, y me propusieron lanzar mi propia colección. Me encantó el desafío: me sentía preparada para encararlo. Después de tantos años acompañando a la marca, ya sé lo que se vende, los colores que más gustan y las preferencias de una adolescente o una mujer más grande. Ideé todo: desde las telas, los breteles y cada uno de los modelos, hasta el packaging. Creé una línea muy femenina y sensual, que seguramente va a gustar mucho.

–¿Hubo testeo de calidad en casa?
–¡Totalmente! Jajaja. Me encanta sorprender a mi marido con un lindo conjunto de encaje. Creo que le hace muy bien a la pareja.

–Ustedes conforman uno de los matrimonios más sólidos del ambiente. ¿Cuál es la clave?
–¡Con orgullo puedo decir que sí! Estamos casados desde el 2011. Nos conocemos desde hace diecisiete años, aunque en esa época tuvimos un break de tres años... Nos volvimos a encontrar en 2007. Creo que lo fundamental es buscar el punto de encuentro. Hay que hacerse el tiempo para la pareja y el momento de charlar, sea donde sea. A veces coordinamos para hacer trámites juntos o vamos al súper y después nos tomamos un cafecito a solas. El diálogo es muy importante.

–¿Claudio es celoso?
–Lo normal, como también me puede pasar a mí... No por mi trabajo, pero tal vez sí cuando salimos a cenar y alguien me mira. Lo cierto es que mis hijos me celan más que mi marido.

–¿Cómo es eso?
–Mateo, que tiene seis, ya empieza a entender todo y no le gusta cuando me vienen a pedir una foto. Cuando era más chiquito lloraba, pero ahora se pone en el medio. Si él también sale, no se hace tanto problema. Quiere marcar el terreno de que su mamá es suya. Los varones suelen ser muy mameros. Cuando me voy un día por trabajo, ¡en casa parece como si me hubiera ido un mes! A Clau, en cambio, no le hacen tanta escena.

–¿Ya cerraron la fábrica o vas a buscar la nena?
–Me encanta ser mamá de varones. En chiste digo que voy a tener dos guardaespaldas. ¡Ja, ja! No te voy a mentir: siempre soñamos con tener una nena, pero hoy no me imagino con otro hijo más. Entre el baño y la cena, mi casa es un caos desde las siete de la tarde hasta las nueve de la noche. ¡Y no quiero ni pensar cómo sería con tres! Porque disfruto mi trabajo y también soy una mamá presente: me gusta estar para ellos, y los chicos demandan mucho tiempo.

–¿Qué proyectos vas a encarar este año?
–Hoy por hoy la moda me enloquece. Seguiré modelando mientras el cuerpo me acompañe. A futuro me encantaría tener una marca propia. Pero mi carrera está en la conducción. Voy a volver a la tele. Estoy evaluando propuestas, porque es una profesión que no tiene techo y que disfruto muchísimo.

–¿Volverías al Bailando?
–Estuve en la tercera edición, cuando era otro formato. Hoy no me atrae, porque el baile está acompañado por la previa, la pelea y lo mediático, y no tengo el temperamento para aguantarlo.

–Siempre te mantuviste ajena a los escándalos.
–Es una conducta y una elección. Prefiero que se hable de mí por mi trabajo o alguna bendición en mi vida, como lo fue mi casamiento o el nacimiento de mis hijos. Por eso elijo muy bien los proyectos y a veces prefiero decir que no.

Por Maru Cociffi. Fotos: Maximiliano Vernazza.

palabrasclave:

notasrelacionadas