Modelo de soltero

El Polaco se confiesa: "No sirvo para estar en pareja"

Después de seis meses, el cantante y Silvina Luna terminaron con una relación tan intensa que hasta habían hablado de casamiento. Unos chats que le envió a una de sus ex, Valeria Aquino, precipitaron el final, después de una frágil tregua. El jueves tiene que volver a besar a la actriz en la obra Abracadabra, y todo puede pasar. ¿Volverán?

15/07/2017

Actualidad

Desde hace un año, cuando su participación en ShowMatch comenzó a ser cada vez más importante, la vida de Ezequiel Cwirkaluk (30) cambió para siempre. En pocos meses pudo comprobar eso que aseguran todos: Marcelo Tinelli es una suerte de Rey Midas y todo lo que toca lo transforma en oro. Porque la popularidad que les da el Bailando a los participantes es tan grande, que hasta ellos se terminan sorprendiendo. Y algo de esto pasó con El Polaco, el chico humilde de Villa Caraza, que lleva trece años como cantante, el año pasado explotó el Luna Park, y se dio el gusto de ser uno de los actores de Abracadabra, la obra más vista del verano en Carlos Paz.

De acá hasta diciembre casi no tiene casilleros libres en su agenda de fin de semana: todos lo quieren contratar para que toque en sus boliches o haga un acto de presencia. De golpe se convirtió en un fenómeno de convocatoria, un perfume lleva su nombre, la marca M51 Jeans lo contrató para que sea su modelo durante un año, y hasta ronda la idea de lanzar muñecos con su rubia figura y sus tatuajes. La semana pasada, en medio del torbellino de su vida privada, hizo tres presentaciones en Bariloche, ocho en Montevideo y Punta del Este a sala llena, y para el fin de semana que viene tiene cerradas fechas en Capital Federal, Lomas de Zamora, Luján, San Andrés de Giles, Chaco y Corrientes.

“Hace un año, mi vida cambió por completo. Hubo muchas cosas, buenas y malas, que en algún momento me marearon. Soy un ser humano y tengo derecho a equivocarme”, aseguraba El Polaco a GENTE el viernes 7, poco antes de su viaje a Uruguay. En ese momento, la tormenta en su relación con Silvina Luna (37) parecía haberse disipado. O, por lo menos, eso suponía él...

“ME QUIERE, NO ME QUIERE...”. Así, como deshojando una margarita, se encuentran Silvina y El Polaco. La semana pasada estaban en crisis y ambos hablaron de pelea y separación. El lunes, cuando la modelo y actriz hizo su presentación junto a Marcelo Tinelli, rompió en llanto mientras reconocía los problemas en la pareja. Casi en simultáneo, se supo que unos días antes El Polaco había realizado un recital e invitó a la bailarina Barby Silenzi (33) a verlo a un show. Con ella llegó a la final del Bailando 2016, pero ya no es su partenaire, aparentemente por los celos de Luna.

A las pocas horas, la pareja –que en algún momento hasta pensó en casarse–, se reunió en el Palacio Raggio, donde vive Silvina, y volvió a apostar por ese amor que nació en los camarines del teatro Holiday de Carlos Paz. Parecía que volvía la pasión. “Nos tenemos mucho cariño y somos dos personajes públicos. Eso provoca que cada cosa que hacemos salga en los medios y tenga mucha trascendencia, lo que termina desgastando un poco todo. Pasamos seis meses a full, muy pegados desde el primer día, y cualquier problema termina siendo la llama que enciende el balde de pólvora”, contaba el viernes 7. Pero los nubarrones tormentosos habían pasado, y junto a todo su grupo emprendió el viaje a Uruguay. ¿Llegaba la paz? No. Estando ahí, se desató el escándalo que volvió a distanciarlos. ¿Será definitivo? Cuando hay amor, nunca se sabe.

LOS CHATS DEL FINAL. Mientras Ezequiel realizaba presentaciones en Montevideo y Punta del Este, y su cabeza se concentraba en el trabajo, le llegó la peor noticia. Silvina Luna le mandó un mensaje a su teléfono celular con la pregunta: “¿Qué es esto?”. Acto seguido, le envió la imagen de una captura de pantalla con distintos mensajes de WhatsApp que el cantante le envió a su ex Valeria Aquino (30), mamá de Alma (4), su hija menor (la mayor se llama Sol, tiene 10 años y es fruto de su relación con la Princesita Karina –31–). “Sabés que yo sí te amé a vos. Sos la mujer más linda que conocí y la mamá de mi hija. Para que estés tranqui, estoy solo. Se me terminó el circo, como una vez dijiste. Yo siempre te amé. Es más: lo sigo haciendo, Vale”, le escribió. Pero su ex lo ignoró y se encargó de hacer circular esos mensajes por las redes. Lo incendió. Esa gota rebalsó el vaso. Silvina Luna lo dejó por teléfono y cuando el domingo a la mañana Ezequiel volvió al país, no lo quiso ver. “Estamos separados definitivamente. En un momento de soledad le mandé esos mensajes a mi ex y me equivoqué. A Silvina la amo; es una mujer fantástica y merece ser feliz. Evidentemente, no sirvo para estar en pareja. Tengo que parar un poco, dedicarme a mis hijas y dejar de hacer cagadas”, confiesa el lunes el cantante en la intimidad y soledad de su casa en City Bell, adonde se mudó de manera definitiva.

¿Cayó el telón para este amor? Veremos. El jueves se encontrará con Silvina en una nueva función de Abracadabra. Ahí, según el libro, tendría que volver a besarla (ella pediría que la escena sea levantada de la obra) y se verá si vuelven a estar juntos. O si a esta historia definitivamente le llegó el final.

Por Sergio Oviedo. Fotos: Raúl Errubidarte/M51 Jeans, Alejandro Carra y archivo Atlántida/Televisa.

palabrasclave:

notasrelacionadas