"Me siento súper bien conmigo misma"

Daniela Urzi habla de todo

A los 40 años la modelo muestra sus curvas y habla de todo: la maternidad, el amor, las cirugías y más.

13/05/2017

Actualidad

Daniela Urzi despliega su 1.76 de altura con la sensualidad a flor de piel, y juega entre las sábanas con la seguridad de la experiencia. Hace más de veinte años que es modelo y diecisiete que se dedica a la fotografía. “Aunque ya tengo 40, me siento súper bien conmigo misma. No me desvela el paso del tiempo. Tampoco tengo complejos o inseguridades con mi cuerpo. Siempre tuve una estética flaca y soy así genéticamente, por lo que me resulta fácil mantenerme en forma”, afirma Daniela Urzi desde Miami, instalada desde hace seis años con su marido, el empresario y representante de futbolistas Pablo Cosentino (46) y su hijo Thiago (5).

No me desvela el paso del tiempo.

“Nos vinimos cuando quedé embarazada”, cuenta la top de Muse Management, que desde los veinte vive en el exterior: primero en París y luego en Nueva York, donde trabajó para marcas como Yves Saint Laurent, Roberto Cavalli, Burberry, Armani, Rolex, Mango, Hugo Boss, Margaret Astor y Victoria’s Secret.

Libre de cirugías –“aunque no tengo nada en contra de quienes deciden operarse para corregir algo que les molesta de su cuerpo”–, la blonda comparte sus tips de belleza: “Tengo un estilo de vida muy sano: compro todo en un supermercado orgánico y en casa elegimos alimentos livianos. Además, no soy de comer dulces ni fritos, tampoco muchas harinas. También soy muy estricta a la hora de cuidarme la piel. En Miami el sol es muy fuerte; entonces, uso protector solar a diario y me hago peelings una vez al año”.

–¿Cómo vivís el desarraigo?

–Hace muchos años que vivo afuera. Cuando me fui de la Argentina era tan chica y tenía tantos sueños y proyectos por cumplir que no lo pensé mucho. Miami es una ciudad tranquila. Thiago se crió con la libertad de estar al aire libre, igual que yo en mi niñez, cuando salía a andar en bici por la cuadra.

–Pero vuelven... ¿Por qué decidieron regresar al país?

–¡Extrañamos un montón! Me encanta Miami, pero volvemos porque creo que mi hijo debe criarse alrededor de sus abuelos, tíos y primos. Mis padres ya están grandes y deseo compartir más tiempo con ellos. Falta tan poco que ya me ilusiono con que Pablo lleve a Thiago a la cancha, y reencontrarme con mis amigas.

–¿A qué te gustaría dedicarte cuando vuelvas?

–Soy una mujer emprendedora y con mucha energía. ¡No puedo estar sin hacer nada! Aunque el modelaje ya no es una prioridad en mi vida, de repente surgen propuestas puntuales que están buenas y que hago por placer, porque fue mi primer trabajo y lo amo. También tengo mis proyectos de fotografía. Con Thiago bajé el ritmo laboral y no me arrepiento. Me encanta ser una madre presente y nunca me gustó la idea de que lo criara otra persona. Entiendo que muchas mujeres tienen que trabajar y no les queda otra, pero teniendo la posibilidad, yo preferí estar con él.

–Estás hace más de diez años en pareja. ¿Cuál es la clave?

–Con Pablo estamos juntos desde 2006 y nos casamos en 2008. Nuestros trabajos siempre implicaron viajar bastante; entonces, el hecho de no estar todos los días juntos le dio a la pareja un ritmo que está bueno. Nos extrañamos y ansiamos el reencuentro. También tenemos nuestras salidas solos, al menos una vez por semana.

–¿Aún sueñan con tener una nena?

–Seguimos con la idea de otro bebé, nena o nene. Me encantaría darle a Thiago un hermanito.

Por Maru Cociffi

palabrasclave:

notasrelacionadas