Más sexy y segura

Barbie Vélez: “Ahora que me gusto más, los hombres me buscan como nunca”

La modelo y actriz habla de los múltiples romances que le adjudican, de la decisión de irse a vivir sola y de su próximo trabajo en teatro. Y además, sobre la confirmación del romance entre Fede Bal y Laura Fernández: “Me alivió, y no sólo porque yo tenía razón sobre ellos... Ahora, él va a hacer su vida y no me va a molestar”.

25/04/2017

Actualidad

Hace tres semanas que no voy a bailar a Tequila... ¡y no aguanto más!”, dispara Barbie Vélez (22) y se ríe a carcajadas. Son las dos de la tarde del domingo 23 de abril y carga nafta en una estación de servicio de la Panamericana. Dos minutos después, mientras compra una gaseosa light, cuenta que la noche anterior llegó de trabajar en Córdoba. “Vengo laburando mucho por todos lados, y por eso no salgo hace casi un mes. Hasta Thiago (5, su hermano menor) me preguntó por qué trabajo tanto”.

–¿Qué le respondiste?
–Que me voy a mudar sola. Y para eso necesito plata. El depto ya lo tengo, faltan detalles. ¡Estoy emocionada! Me la paso mirando blogs de decoración. Es chiquito pero muy lindo. Queda en Núñez, a mitad de camino entre mis trabajos del Centro y lo de mamá en Tigre. Hoy vivo con un bolso de ropa en el auto. Me baño en el gimnasio o en lo de alguna amiga, para no volver a casa entre las campañas, desfiles, eventos y compromisos.

 

–Después de un año muy convulsionado, en el que por momentos te guardaste, ¿pensaste que tal vez no volverías a tener trabajo?
–¡Sí! Me preguntaba qué pasaría con mi carrera. Pero estoy con más laburo que antes. Hago muchos desfiles y campañas. Acá, en el interior del país, e incluso viajé a Nueva York. Por eso resigné salidas con amigas. No me siento modelo: a mí me gusta actuar. Pero si me sirve para irme a vivir sola... ¡Se viene un gran año! Porque voy a hacer teatro –una comedia dramática– con Adriana Salonia, una gran actriz que amo y fue mi mamá en la novela Somos familia. Además, tengo una propuesta para hacer radio. Ya empecé a ir al fonoaudiólogo, porque si no, con mi vocecita... (risas).

–¿Volverías al Bailando?
–Este año no. Pero no porque reniegue, al contrario. Fue mi trabajo durante mucho tiempo. Sólo que prefiero ir por otro lado... Obvio, si el día de mañana surge la propuesta y me resulta, no lo descarto. Pero mi pasión es actuar. El año pasado me quedé con las ganas de hacer teatro e irme de temporada. Me lo ofrecieron, pero si aceptaba habría sido imposible terminar de recuperarme. También por eso dejé el Bailando a fin de año. Hoy estoy relajada y sin presiones extra.

–¿No vas a extrañar la exposición y el show?
–No. De hecho, prefiero el perfil bajo. El año pasado la pasé mal. Estuve muy expuesta. Que me pregunten por mis novios es parte de mi trabajo, pero cuando hay escándalos, la exposición me hace daño.

VUELTA DE PAGINA. El próximo fin de semana –el último de abril– se cumplirá un año del fatídico final de la relación entre Barbie Vélez y Federico Bal (26). Después de dieciséis meses juntos, todo terminó entre acusaciones cruzadas de infidelidad y violencia. Fue un escándalo que llegó a la Justicia. Hubo pericias y declaraciones fuertes; hace un mes, ambos fueron sobreseídos. Sin embargo, tanto Bárbara como Federico apelaron el fallo. Cuando contesta sobre su ex, ella lo hace sin nombrarlo y en genérico.

–¿Seguís haciendo terapia para entender lo que viviste?
–Sí, no la voy a dejar. Me ayudó cuando estaba muy mal y me sigue haciendo bien ahora. Nunca me había analizado antes, y pude ver prioridades. Pero prefiero no tener que equivocarme de nuevo para necesitarla.

–¿Querés demostrar que se puede salir adelante después de sufrir violencia?
–Es que crecí un montón. Me encuentro en paz, relajada y contenta. Recién ahora estoy sola, por primera vez. De los 16 en adelante no dejé de estar de novia. Cambié. Hoy salgo entre semana, voy a previas y a bailar. Disfruto de mi soltería. Antes necesitaba ponerme de novia, casarme y tener hijos. Aprendí a estar sola, aunque no lo esté del todo... (ríe con picardía).

–Se comenta que el teléfono te explota.
–¡Pará...! (carcajadas) ¿Quién te dijo? Fuera de broma: me pondré de novia cuando esté realmente enamorada. Ya no voy a dar manotazos de ahogado. Antes reemplazaba a un chico por otro, para no estar sola. Ahora me va a costar, y no por volver a confiar o no en un hombre, ¡sino porque estoy muy feliz sola!

–¿Lamentás cómo se dio el final entre vos y Federico?
–Sí, pero ya lo superé. Mi ex ya no me genera nada.

–¿No te dolió la confirmación de que está con Laurita, de quien vos sospechabas?
–No, Al contrario, me alivió. No sólo porque yo tenía razón, sino porque... (baja la mirada, hace una pausa y piensa) él ahora hará su vida y no me va a molestar.

–¿Te seguía buscando?
–Ya está. Se acabó (hace un ademán de que no quiere hablar más del tema).

–¿Seguís con miedo?
–Ya no. Estoy en otra. Obvio que sigo atenta. No iría a un evento al que sé que puede ir. Pero hago mi vida. Voy a bailar a donde quiero. No estoy condicionada como el año pasado.

–¿Te sentís un referente de las mujeres que pasaron por situaciones de violencia?
–(Interrumpe) Sé que lo soy, pero no quiero, no me gusta. Recibo mensajes por las redes, pero me incomoda.

–¿Te alivia que te hayan sobreseído?
–No. Sabía que yo iba a salir sobreseída de sus acusaciones. Pero esperaba otra cosa para él. Aunque sé que lleva tiempo. Eso me explicaron mis abogados.

–Y por eso apelás...
–Dudé en hacerlo. Tuve charlas interminables con mi abogado (Gabriel Iezzi) y con mi psicóloga, porque no quería seguir con las pericias. Pero, por otro lado, era difícil dejar todo así. Mi abogado me dijo que no voy a tener que pasar de nuevo por lo mismo. Si no, no lo haría. Preferiría que no me den la razón a tener que someterme a más pericias e idas a Tribunales. Fue horrible.

–¿Te amigaste con tu hermano Gonzalo (16), que puso en Instagram un mensaje de buena onda para tu ex?
–Sí. ¡Qué pendejo! Lo vi y le dije a mamá: “Encargate vos”. Entonces él me mandó un mensaje, como haciéndose el adulto, que decía: “Bárbara, tomemos un café y lo hablamos”. ¡Tiene 16! Lo fui a buscar a lo de su papá, tomamos una Coca y me dijo lo que yo ya sabía, que lo hizo para pelearme. Le dije que me pelee si quiere, ¡pero no en las redes sociales!

–¿Seguís siendo amiga de Candela Ruggeri?
–Esta todo bien. Ya está (tajante).

–Vayamos a los nuevos amores. Se te vio con Polito Pieres, con el Pollo Alvarez... Se habló de algún futbolista y hasta de un automovilista.
–(Carcajadas) ¡Divinos todos...! Pero no hay nada. Estoy saliendo y conociendo gente. Antes quería casarme, hoy quiero divertirme. Le huyo al compromiso. Si conozco a un pibe que reúne todo lo que me volvía loca, ¡escapo! Ya llegará el momento de casarme y tener hijos. Mientras tanto, me encuentran en el boliche... (carcajadas). Me siento muy segura de mí misma. Antes me veía todos los defectos, era muy manipulable. Crecí. Me quiero y me gusto más. ¡Y los hombres me buscan como nunca!

–¿Qué pensás que cree hoy la gente sobre lo que pasó entre vos y Federico?
–Hubo un cambio. Lo percibo en la calle y en las redes. Antes me decían “loca” y “mentirosa”. Ahora la cosa se equilibró. De todas maneras, él está fuera de mi vida. Si me dicen que está de novio, separado o que se casa, no me interesa. Si pensara en todo ese círculo, me haría mal. Cuanto más lejos, mejor.

 

notasrelacionadas