“No soy celosa; me encanta que las chicas le digan piropos a Gastón”

Agustina Agazzani, la bailarina que enamoró a Gastón Soffritti

Junto a su novio desde hace ocho meses, brilla en el Bailando. “No hacemos lío para permanecer en el show”, cuenta la modelo cordobesa, que vino a Buenos Aires el año pasado para mostrar sus cualidades en la pista de Marcelo Tinelli. Hoy sueña con ser actriz, y como modelo, ser “la próxima Pampita”.

13/08/2017

Actualidad

De chiquita decía que quería ser modelo y veterinaria. Después soñé con ser astronauta... ¡y hasta presidenta! Iba cambiando las profesiones, pero el modelaje siempre estaba presente entre mis deseos”, asegura Agustina Agazzani (22), que hace casi dos años dejó su Córdoba natal, su familia y sus estudios universitarios para cumplir sus sueños en Capital, luego de ser seleccionada como bailarina en el casting de ShowMatch 2016. “Mamá lloró mucho, porque fue todo tan rápido que las cosas no estaban muy claras y no sabía ni lo que iba a ganar. Pero le aseguré que era capaz de vender panchos en el subte para cumplir mi deseo”, revela la diosa de 1.67 metro y perfectos 85-62-93 que enamoró a Gastón Soffritti (25).

La relación nació en las redes sociales hace ocho meses, y desde hace seis conviven en el departamento del actor. También son pareja en la pista del Bailando, con excelentes puntuaciones del jurado. “Siempre nos ponderan la buena onda que llevamos a la pista. Estamos enfocados en mejorar y no en distraernos con los líos para permanecer en el show. Creo que ése es nuestro diferencial”.

TODO POR UN SUEÑO. No bien le confirmaron su participación en ShowMatch, no dudó en dejar la facultad y su trabajo como administrativa en la inmobiliaria de su tía. “Estudiaba Comercio Exterior y Marketing Internacional como un plan B, para no ser sólo modelo. Pero mi di cuenta de que cuando tenés un plan B es porque no confiás firmemente en el A. Por eso me enfoqué en un único proyecto”, apunta la morocha, cultora –al igual que su novio– de la Ley de la Atracción y de “las energías del Universo”.

–¿Qué soñás con atraer a tu vida?
–¡La actuación! En Córdoba estudiaba Comedia Musical y ahora estoy tomando clases de teatro.

–¿Le pedís consejos a tu novio?
–Mmm... ¡No! El es un gran actor y yo estoy recién empezando. Prefiero ir por mi cuenta, para no mezclar. Además, me da un poco de vergüenza.

–¿Te gustaría que algún día compartan un proyecto actoral?
–¡Me encantaría! Me divierto mucho con él, y esto de ser novios, convivir, trabajar, ensayar y hasta hacer fotos juntos... ¡no me cansa para nada! Es más: los ratitos que estamos separados lo extraño. ¡Soy bastante pegota!

–Contaste que te guiás mucho por la Ley de la Atracción. ¿Querías conquistar a un hombre como Gastón?
–La verdad que sí. Siempre sentí que los chicos de mi edad no cumplían con mi expectativa de hombre. Y aunque Gastón es joven, es un señor... ¡y eso me enamoró! Siempre lo cargo con que es un viejo en un cuerpo de un chico de 25, ¡porque es tan sabio...! Al igual que yo, creyó en sus sueños y los cumplió. Somos tan parecidos que es mi otro yo en versión hombre. Nos conectamos a otro nivel. Para mí es posible la vida en rosa, y deseo sentir esa magia todos los días.

–¿Cómo es salir con un galán?
–Al principio me olvidaba de que es “Gastón Soffritti, el actor”, y me sorprendía cuando nos sacaban fotos. De a ratos deseaba que no fuera conocido, para que todo fluyera más simple, pero ya me acostumbré.

–¿Sos celosa?
–¡Cero! No elegiría estar con alguien conocido si sé que no me la banco. Soy consciente de que es un galán y no soy celosa. Me encanta que las chicas le digan piropos... Es más: ¡me da orgullo!

–¿Qué opinás de que lo califiquen como “el nuevo Cabré” por sus romances con otras famosas?
–No me molesta, porque además en este medio todo se exagera. Igualmente, me encanta el perfil de sus ex. Creo que siempre eligió bien, más allá de cómo concluyeron las relaciones.

–Cuando le contaron a Tinelli que se iban a tatuar juntos les dijo que era mufa. ¿Van a seguir sus consejos?
–¡No va a ser mufa! Seremos la excepción. Me considero alguien con mucha suerte, porque la cuido. Soy muy supersticiosa en todo: no paso por debajo de una escalera, no abro un paraguas bajo techo y mis tatuajes son siempre impares. Tengo tres, y por eso me voy a hacer dos: uno que ya tiene Gastón, y otro juntos, de una huella de patita de perro, por nuestro querido Lorenzo.

–¿Ya te planteaste qué vas a hacer después del Bailando?
–Deseo abrirme camino en la actuación y afianzarme como modelo. ¡Quiero ser la próxima Pampita!

Por Maru Cociffi. Fotos: Magalí Echaide para el álbum personal de Soffritti & Agazzani.

notasrelacionadas