Acunando sueños

Abel Pintos: “Todo lo que vivo, con el tiempo termina en una canción”

El cantante y compositor bahiense fue el gran ganador de los Premios Gardel 2017. Con su álbum 11 (Once) arrasó en tres categorías y se emocionó hasta las lágrimas. A los 33 años ya conquistó 20 estatuillas. Un fenómeno único que, a minutos de consagrarse, abrió su corazón en la intimidad del camarín.

18/06/2017

Actualidad

Mientras su nombre era trending topic en Twitter y los papelitos dorados aún fl otaban en el aire, Abel Pintos (33) –fl amante ganador del Gardel de Oro 2017– estaba sentado sobre una caja negra detrás del escenario, hablando por teléfono con alguien muy especial. “No te puedo decir con quién; eso es algo muy íntimo”, dirá después. GENTE lo acompañó en su vuelta al camarín y vio sus ojos brillando como aquel día en el patio del colegio primario de Bahía Blanca, a los siete años, cuando Raúl Lavié lo escuchó cantar por casualidad y le dijo que tenía futuro.

–Acabás de ganar tu tercer Gardel de Oro. ¿Qué se siente?

–Una emoción inconmensurable. Sabía que tenía posibilidades, porque estaba en la terna, pero ni siquiera había pensado en qué iba a decir si pasaba. Es mucho... Son tres Premios Carlos Gardel de Oro. Yo lo pienso de esta manera: cada disco son entre tres y cuatro años de mi vida, y los últimos tres discos de estudio de mi carrera ganaron este premio. Es muy fuerte.

–¿Es una presión para el próximo?

–No, en absoluto. Cada disco, como cada etapa de la vida, tiene un camino propio que recorrer y lo respeto.

–Pasan las canciones y tu público sigue fi rme...

–Es cierto. Me conocen desde hace 22 años; crecimos juntos. A escucharme vienen chicos y chicas que antes lo hacían con sus padres... Hoy traen a sus hijos. Viven la vida a través de la música como yo, y eso me honra.

–Son tan fanáticos que lograron superar con sus votos a los fans de Lali en la categoría Canción del Año...

–Y bueno... el público de cada artista es increíble. El apoyo que te brindan va más allá de lo artístico: quieren que ganes un premio, que sepas lo mucho que aprecian tu trabajo... Es un círculo precioso y muy sensible. Ellos me dan fuerzas a muchos niveles.

–¿Pensabas que Cómo te extraño iba a ser el tema del año?

–Supe que iba a signifi car algo para mí cuando la terminé de componer, porque la hice en el camarín de un concierto en Barcelona, justo antes de salir a escena, y la canté. Cuando terminé, me di vuelta y estaba todo el staff llorando... Fue algo muy fuerte. Yo quería eso, que esa canción emocionara a los demás como me pasó a mí cuando la escribí. De ahí a pensar a dónde iba a llegar, la verdad que no. Gracias a Dios, para hacer música no hay fórmulas: es imposible saber cómo lograr un hit. Yo considero que todo lo que vivo, y que de alguna manera me afecta emocionalmente, con el paso del tiempo va a terminar expresándose en una canción.no tienen un solo carácter. El living no es sólo eso, igual que el cuarto... Pero te puedo decir que los premios están en un sitio central de la casa. Tengo uno especial para mis libros, mi música y todo lo que la grafi que: premios o instrumentos. Ahí también hay un hogar y el fuego me acompaña mucho. Es un lugar muy inspirador y de agradecimiento.

–Tenés 33 años y toda una carrera por delante. ¿Qué sigue?

–Mucho. Considero que la vida se trata de aprender y tengo camino por recorrer. Artísticamente van a suceder las cosas que a mí se me ocurran y por las que yo trabaje, pero según lo que necesite aprender. Ahora estoy en un momento de mucho aprendizaje.

–¿Qué estás aprendiendo?

–A verme desde afuera, como mi propio espectador y protagonista. Por ejemplo, cuando viajé a grabar este disco conseguí objetividad, porque la gente con

“UN PREMIO SE FESTEJA CON ABRAZOS”, asegura el devoto del Gauchito Gil, que antes de pensar en ningún festejo va a ir a su hogar “a tocar base”, porque lo necesita. “Estar en casa me hace volver al eje y me permite disfrutar este momento, porque ahora mismo estoy tan emocionado que seguramente hay un montón de detalles que se me escapan. Es un sueño todo lo que me pasa. Cada día tengo que encontrar la forma de hacer pie, porque vivo cosas realmente muy fuertes, que a veces hasta me da miedo contarlas por no sonar vanidoso”, admite con una mirada cargada de dulzura.

–Cuando llegues, ¿dónde vas a poner los premios?

–Tienen su lugar, pero no te puedo decir “en el living”, porque mi casa es un lugar medio particular. La tengo confi gurada de manera tal que los espaciosla que trabajé no me conocía ni sabía qué funciona en la Argentina. Y aplacar las vanidades y todo esto, a mí me sirvió mucho. Este disco fue un viaje en ese sentido.

–¿El próximo también lo vas a grabar afuera?

–No lo sé.

–¿Y se va a llamar 12?

–No, eso seguro que no (se ríe). Pero creo que conceptualmente quizás sea un segundo capítulo de 11, porque siento que tengo un poco más para decir, que le falta un capítulo. Pero la relación va a ser conceptual. No sé... Es muy temprano todavía.

.......................................................................................

Tiene razón. Recién dieron las 2 AM y faltan por lo menos dos años para que su próximo disco salga a la luz. Ahora es tiempo de festejar, y él parte hacia sus afectos (¿ la llamada misteriosa del comienzo?) para hacerlo.

Por Kari Araujo. Fotos: Diego Soldini.

palabrasclave:

notasrelacionadas